Suzuki ha llevado al Salón del Automóvil de Ginebra el Swift Range Extender, un prototipo basado en el Swift que ya conocemos pero que incorpora un motor eléctrico para aumentar su autonomía y reducir sus consumos.

La batería necesaria para el motor eléctrico se encuentra situada en la zona baja del maletero y esto hace que su espacio se vea reducido un poco.

Gracias a este propulsor eléctrico, el Swift Range Extender es capaz de recorrer hasta 30 kilómetros en modo exclusivamente eléctrico.

Para volver a cargar la batería de este motor eléctrico, se puede enchufar en un enchufe que tarda entre hora y media y cuatro horas en cargarse completamente, o bien se puede esperar a que el generador que lleva incorporado el vehículo, y que proporciona energía gracias al motor de combustión convencional, consiga la energía necesaria para recargarla de nuevo.

El aspecto de este Swift Range Extender es algo futurista pero es muy posible que si goza del éxito esperado en esta cita automovilística, llegue a las calles antes de lo que puede parecer a la vista de las imágenes.